GIANESINI: “ESTE DEPORTE ME CAMBIÓ LA VIDA”
POWERCHAIR

El joven nacido en Las Varillas, Mateo Gianesini, es uno de los integrantes del equipo «Los Titanes» de Córdoba, quienes son los actuales campeones nacionales de fútbol en silla de ruedas. Mateo habló con LA VOZ DE SAN JUSTO y contó su historia con este deporte.
Foto

Miércoles 25 de Diciembre de 2019 | 11:34 p.m.
El deporte es una pasión y como tal no sabe de barreras. El joven de Las Varillas, Mateo Gianesini, lo tuvo bien claro y su amor por el fútbol lo llevó a investigar opciones para transitar su vida con una pelota, ya que desde muy pequeño fue diagnosticado con distrofia muscular.

Como cualquier persona que navega en las redes sociales, Mateo se topó un día con el Powerchair y todo dio un giro inesperado. Es que desde ese instante comenzó a interiorizarse en este fútbol en sillas de ruedas motorizadas y desde hace 4 años integra el equipo de «Los Titanes» de Córdoba capital.

Mateo, de 22 años, se fue consolidando como arquero titular, logrando subcampeonatos y campeonatos a nivel nacional. En la presente temporada, su participación fue clave, ya que fue valla menos vencida y factor fundamental para obtener el campeonato de la Liga Argentina y la Copa Nacional.

Por todos estos logros, fue elegido como deportista del año en su ciudad, por el Círculo de Periodistas «Dante Panzeri» y luego de obtener este galardón, accedió a un mano a mano con LA VOZ DE SAN JUSTO.

– ¿Qué sensaciones te generó ser deportista del año en Las Varillas?

– La verdad que este premio fue muy lindo, no es que no lo esperaba, pero me sorprendió. Estaba confiado en poder ganarlo y se dio, lo cual me pone muy contento y feliz.

– ¿Qué le podés contar a la gente sobre el Powerchair?

– Este es un deporte que nació en Francia y Estados Unidos hace más de 30 años y que llegó a nuestro país hace poco más de 10. Se juega con sillas de ruedas motorizadas, a las cuales se les pone una parrilla para patear la pelota y a la vez cubrir los choques. La realidad es que se trata de un deporte costoso por lo que sale comprar una silla de las que se usan, es muy difícil poder adquirir una hoy en día. A las silla hay que traerlas desde Estados Unidos o Francia y los que solventan los costos son los mismos padres de los chicos que jugamos. Pero esto se hace por los chicos que se pueden dedicar a esto y a mí este deporte me cambió la vida, sin dudas.

– ¿Cómo llegaste vos a jugar en Los Titanes?

– Me enteré que estaba este deporte por el Facebook. Vi una página y una publicidad, lo cual me motivó a seguir buscando. Estaba enloquecido por lo que veía, a mi me encanta el fútbol. Hace ya 4 años que estoy jugando a esto, entreno los sábado en Córdoba junto a «Los Titanes», que es el nombre de nuestro equipo. Lo que yo tengo que hacer cada semana es viajar desde Las Varillas a Córdoba capital para ir a practicar con mi equipo, pero después hay otros equipos en el país, como en Rosario, Pacheco, Chivilcoy y otros más, con los cuales jugamos la Liga Argentina y la Copa Nacional.

– Cierran una gran temporada…

– La verdad que este año nos propusimos mejorar y entrenar un poco más. Las cosas salieron como esperábamos, con mucho esfuerzo y humildad conseguimos todo lo que nos propusimos.

– ¿Cuál es tu enfermedad y cómo te manejas con la silla que se utiliza para jugar?

– A los 4 años me diagnosticaron distrofia muscular de Duchenne, que es una enfermedad motriz, la cual desde ese momento me dificultó poder caminar, correr, saltar. En mi caso a la silla la manejo con la mano, tengo un compañero que lo hace con su pera, que es algo muy impresionante. A nosotros (Los Titanes) esto es algo que nos une, tenemos mucha comunicación, es muy lindo. Los sábados que me toca viajar disfruto mucho, es increíble lo que pasa y también ayuda mucho a mi padres.

– ¿Cómo reaccionó tu familia cuando quisiste empezar a jugar?

– Mi familia me aceptó desde un principio el hecho de que yo pudiera hacer este deporte. Sin dudas que lo que más me condiciona era el tema de la silla de ruedas que había que conseguir, que era algo muy costoso. Por suerte me la pudieron comprar, los «volví locos» y con el tiempo pude tener la silla para poder empezar a jugar.

– ¿Cuál es la actualidad del Powerchair?

– Es un deporte que va creciendo, pero la realidad es que nos falta un poco de ayuda en general para que el deporte siga creciendo. Desde el gobierno hay poca ayuda, quizás en algunos lados no están ni enterados que se realiza esto, no lo sé, pero se necesita de gente que nos de su apoyo. Estimo que dentro de un tiempo vamos a tener esa ayuda que hace falta.

– ¿Qué se viene para el futuro?

– Ahora estamos en período de vacaciones, nos volvemos a juntar con los chicos a finales de febrero o principios de marzo, donde vamos a empezar a entrenar. ya ahí empieza la primera fecha de la Liga Argentina.

– ¿Cómo se compone el equipo de Los Titanes?

– Por el momento soy el único Jugador de Los Titanes que viaja a Córdoba capital desde el interior. Por eso siempre aprovecho estos momentos para invitar a las familias que se acerquen, que más chicos puedan participar de esto. Es un grupo muy lindo, este deporte no tengan dudas que les cambia la vida, es costoso pero se puede hacer. En nuestro grupo tenemos sillas para prestarles a quienes estén interesados, para que otros chicos puedan comenzar y conocer este deporte. Por el momento el equipo tiene todos varones, cuando empecé había una chica pero después dejó, aunque este es un deporte mixto y no sería un problema que las chicas se quieran sumar, de hecho en otros equipos del país hay mujeres jugando.

– Agradecimientos…

– El agradecimiento es para mi familia, ellos son los que bancan todo, los que me apoyan y me ayudan para que pueda estar haciendo este deporte. Ojalá el día de mañana pueda conseguir un auspiciante que colabore, sé que no es fácil, pero estaría bueno que más gente conozca de qué se trata esto qué es tan lindo. La Voz de San Justo

Por: Rubén Darío Bonis