Medidas preventivas para evitar la proliferación de este mosquito:

– Cambiar el agua de recipientes y floreros y limpiar bien sus bordes.

– Tapar o voltear objetos que acumulen agua y desechar los que no se usen.

 

– Limpiar tanques de agua, piletas, rejillas, canaletas y otros espacios que puedan acumular agua siempre.

– En la medida de lo posible, colocar telas mosquiteras o tul en puertas, ventanas, cunas y coches de bebés.

– Cortar el césped de los domicilios.

– Aplicar repelente con frecuencia.

Ante el menor síntoma de fiebre alta, malestar general, dolor articular o muscular con o sin erupción llamar al sistema público o privado de salud. Es importante no automedicarse.